Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Centenario exponente de la hoy conocida como "cocina mediterránea" la pizza es para muchos sinónimo de buena comida rápida. Sin embargo su calidad dista bastante de la rapidez: requiere paciencia y tiempo, pero en realidad, no demasiado trabajo. A continuación algunos secretos para elaborar la mejor pizza casera tradicional.

Superficie de harina con tope de suculentos ingredientes, lo mejor del trigo de Europa con el noble tomate de América la hacen plato universal. Los registros datan su cuna en Nápoles (Italia) donde a partir del siglo XVII la degustación de la pizza se hace tradición.

Comencemos con levadura de panadería, fresca o deshidratada; disuelva en una taza de agua tibia una cucharadita escasa de azúcar y mezcle en ella la levadura (un sobrecito de aproximadamente 6 g si es deshidratada, una cucharadita de café si fresca) deje fermentar de 15 minutos a media hora – sabrá que está a punto por la formación de espuma al tope, si tiende a desbordarse no tendrá que esperar tanto y mézclela en un bol con una taza del mismo tamaño de harina de trigo. Deje “trabajar a la levadura” (leudar) al menos una hora en sitio tibio y seco, cubierto con un paño de cocina para que la preparación “respire” adecuadamente.

Para un molde pizzero de 50 a 60 cm de diámetro (que deberá untar uniformemente con aceite de oliva) agregue al mismo bol 3 tazas de harina, sal en cantidad necesaria, pizca de pimienta, un chorrito de aceite de oliva y algo menos de una taza de agua a temperatura ambiente (el frío retardaría o anularía el trabajo de la levadura de cerveza). Mezcle preferiblemente con una cuchara de madera hasta que quede una masa uniforme y suave, cubra nuevamente con el paño y deje reposar (algunos maestros pizzeros recomiendan hacer esto la noche anterior, 8 a 12 horas de leudado siempre serán favorables).

Espolvoree la superficie en que amasará con harina. Nunca use rodillo o palo de amasar (rompería las burbujas de aire que brindó la levadura ) estire con las manos. Dele forma del centro a los bordes manteniendo la circunferencia cuidando que la superficie de la masa luzca uniforme (evite bultos o huecos).

Pase al molde aceitado, cubra con el paño y deje un par de horas. Verá que continua leudando, que la masa aumenta hasta convertirse en suave y esponjosa. Antes de hornear unte con aceite de oliva.

La levadura, corazón de la buena masa – razón de su carácter suavMasa ya en molde, leudando un par de horas antes de ir al hornoPizza con tomate, mozzarella, orégano, aceitunas, jamón, morrones y
Tag(s) : #Recetas

Compartir este post

Repost 0